EL TRIBUNAL SUPREMO CONFIRMA QUE LOS PACTOS SUCESORIOS DEL DERECHO CIVIL DE GALICIA NO TRIBUTAN EN EL IRPF COMO GANANCIA PATRIMONIAL
Xoán Antón Pérez Lema, Avogados e consultores | Xoán Antón Pérez Lema, Abogados y consultores | Xoán Antón Pérez Lema, Lawyers and Consultants
Xoán Antón Pérez Lema, avogados, consultores, abogados, lawyers, consultants, Coruña
17473
post-template-default,single,single-post,postid-17473,single-format-standard,bridge-core-2.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-19.2.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

EL TRIBUNAL SUPREMO CONFIRMA QUE LOS PACTOS SUCESORIOS DEL DERECHO CIVIL DE GALICIA NO TRIBUTAN EN EL IRPF COMO GANANCIA PATRIMONIAL

EL TRIBUNAL SUPREMO CONFIRMA QUE LOS PACTOS SUCESORIOS DEL DERECHO CIVIL DE GALICIA NO TRIBUTAN EN EL IRPF COMO GANANCIA PATRIMONIAL

La Sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo de 9 de febrero de 2016 (recurso núm. 325/2015) desestima el recurso de casación en interés de la ley interpuesto por la Administración General del Estado, confirmando de este modo la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia que estimó el recurso interpuesto por este despacho, en la representación de un contribuyente gallego, considerando que los pactos sucesorios del Derecho Civil gallego no tributan como ganancia patrimonial en el IRPF.

El Tribunal Supremo aclara en sede de recurso de casación en interés de la ley la controversia sobre la correcta tributación que debe aplicarse a las alteraciones patrimoniales que se producen con motivo de los pactos sucesorios de apartación regulados en los artículos 224 a 227 de la Ley 2/2006, de 14 de junio, de Derecho Civil de Galicia. La apartación es un tipo de pacto sucesorio a través del cual es posible acordar la adjudicación en vida de bienes de la herencia a quien en el momento de celebración del pacto pudiese tener la condición de heredero forzoso, a cambio de que este renuncie de forma irrevocable a dicha condición.

La Agencia Tributaria y el Tribunal Económico-Administrativo Regional de Galicia sostenían hasta ahora que los cambios patrimoniales que derivaban de este tipo de pactos sucesorios debían tributar del siguiente modo: (i) para el apartante que transmitía los bienes en vida, como ganancia o pérdida patrimonial en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas; y (ii) para el heredero forzoso apartado, como adquisición de bienes y derechos por título sucesorio en el Impuesto de Sucesiones.

El Tribunal Supremo rechaza íntegramente los argumentos de la Administración General del Estado, confirmando la tesis sostenida por este despacho de que la apartación del Derecho Civil gallego es una transmisión lucrativa por causa de muerte del contribuyente que se encuadra en el artículo 33.3.b) de la Ley del IRPF y que, por lo tanto, no puede constituir una ganancia o pérdida patrimonial. Asimismo, la Sentencia del Tribunal Supremo señala que el hecho de que la apartación pueda facilitar posibles fraudes fiscales “resulta un argumento ajurídico e inútil para ayudar a la interpretación del art. 33.3.b), puesto que en la mano de los responsables está el evitarlo, mediante los servicios de inspección o mediante la reforma legal”.

Con esta Sentencia se cierran de forma definitiva los conflictos tributarios generados por la equivocada calificación de los pactos sucesorios llevada a cabo por la Administración Tributaria, calificación que conducía a los contribuyentes gallegos a una indebida tributación de sus herencias en el IRPF. Desde ahora los cambios patrimoniales que derivan de la adjudicación de bienes de una herencia en vida solo deberán tributar por el Impuesto de Sucesiones y nunca por el IRPF.